No pidas (mucha) ayuda

Navegando por Hacker News me he encontrado el siguiente post: Why rockstar developers don’t ask for help. Aunque el tono es un poco prepotente, no puedo dejar de estar de acuerdo con el consejo que da: no pidas ayuda. O al menos, no mucha; pero sobre todo no siempre.

Digo que estoy de acuerdo porque buscarme las castañas por mí mismo es lo que más me ha ayudado hasta ahora para mejorar como programador (y más cosas). Si pides ayuda a alguien (al compañero que tienes al lado, o al friki de los foros o del IRC), no aprendes a resolver el problema que te encuentras. Sí, es cierto que igual te ahorras las dos o tres horas de mirar la pantalla y murmurar insultos en cada prueba, pero a cambio aprendes muchísimo. Aprendes a analizar qué está pasando, a entender cómo funciona la tecnología que usas, a preguntarte si lo que estás haciendo está bien (depuración por pato de goma FTW), a buscar en Google y en los recursos que sean, a distinguir qué tiene que ver con tu problema y qué no…

En definitiva, son horas que inviertes en aprender resolver problemas, y que a largo plazo las vas a ganar cuando seas capaz de atajar los obstáculos en minutos en lugar de horas, sin tener que depender de nadie que te eche una mano. Eso repercute en que vas a ser más independiente  y en que vas a programar mejor: si sabes cómo ocurrió un problema, vas a saber cómo evitar ese y otros similares desde el principio, ya sea a la hora de escribir tu programa, a la hora de diseñar su arquitectura, de documentarlo… Lo que sea.

Otro beneficio de buscarte las castañas es que acabas encontrando cosas que no tienen nada que ver con lo que quieres resolver, pero que son útiles. Quizás encuentres un blog de alguien que es un experto y que habla de un montón de herramientas y técnicas que no conocías, o un enlace a un framework que no estás usando pero que aun así tiene muy buena pinta…

Por supuesto, no digo que nunca jamás de los jamases pidas ayuda. Como siempre, tomarse las cosas literalmente no es bueno. A veces no queda más remedio que preguntar que sepa más para que te diga qué estás haciendo mal. Pero sí que la próxima vez que tengas un problema y no sepas la solución te tires un buen rato hasta lograr resolverlo (siempre y cuando te puedas permitir el tiempo), al final acaba mereciendo la pena.

PD: En los comentarios de HN hay discusión interesante.

Responder: