El artículo perfecto

Internet se está llenando cada vez más de artículos perfectos. Hay múltiples guías como esta de Buffer para escribir El Artículo Perfecto. De ahí sale toda una miríada de artículos que

  • Suelen Estar Escritos Así.
  • 3 de cada 5 son listas o tienen un número al principio.
  • El tono del escritor es o bien de vendedor de teletienda o bien de colega chistoso.

Y lo peor de todo es que un número preocupante de las veces, esos artículos están vacíos de contenido. Los lees y te quedas igual.

Datos, datos, ¡datos!

Curiosamente, la mayoría de esas guías para hacer el artículo perfecto vienen respaldadas por la panacea de este año: los datos. Hay mucha gente (diseñadores de UX, redactores, editores) que pasa a marcarse como objetivo un número. Más clics, más conversiones, más tiempo de navegación, más compartidos en redes sociales… lo que sea.

Y lo cierto es que hay gente a la que se le da muy bien. Mismamente los de Buffer, en el artículo que tenía arriba, tienen medidas muy buenas de qué hace que un artículo tenga más o menos visitas, compartidos, tiempo de estancia… El problema son las conclusiones a las que llegan.

Tomo como ejemplo este artículo en Medium sobre la longitud óptima de un artículo. Dicen que 7 minutos de lectura es lo mejor, y se basan en (entre otras cosas) este gráfico:

Gráfico de Medium

Suponiendo que esa línea de ajuste fuese correcta, ¿cómo se puede sacar de ahí alguna conclusión?1 Los artículos largos tienen una dispersión enorme de tiempo de navegación. Cuando uno encuentra un resultado así lo que tiene que hacer es estudiarlo más a fondo (interpretarlo) antes de decidir nada. ¿Es un patrón que se repite en todos ellos o cada uno es distinto? ¿Qué características tienen en común esos artículos que reciben más atención?

A lo que voy es a que, en muchos casos, aunque los datos están bien, los planteamientos y/o las conclusiones están mal. ¿De qué nos sirve un análisis de tiempo de navegación de todos los visitantes de todos los artículos de Medium? ¿No será más lógico separar por procedencia de visitantes, o por categoría de artículo?

De forma más general: ¿por qué voy a querer optimizar mediciones como tiempo de estancia, clics o compartidos? ¿Qué sentido tiene conseguir que todos los lectores se lean tu artículo entero cuando en su lugar podrías haber dado más información a los que de verdad llegan con ganas de leer?

El problema es el cambio de foco. Un escritor/redactor/periodista/editor/loquesea tiene que centrar sus esfuerzos en dar el mejor contenido posible a su audiencia. Ese, y no un número, debe ser el objetivo.

No tiene sentido querer sacar artículos de siete minutos de lectura cuando tu audiencia es, por poner un ejemplo, programadores que aprecian un artículo completo, correcto, y con todos los detalles que necesitan. No puedes pretender maximizar el número de compartidos si tus lectores no son usuarios habituales de redes sociales.

Por supuesto, no digo que esté mal usar esos datos. No comparto la opinión de gente como Nilay Patel2 de “olvidarse completamente de las estadísticas”. Esos números son una herramienta más que hay que usar en el trabajo, que bien usados te ayudan a entender a tu audiencia, a tus lectores. Por ejemplo, el número de visitas y comentarios en un artículo son una medida del éxito que ha podido tener y cómo lo han recibido los lectores. Sin embargo, no puedes tomar eso como única medida porque si no acabas con artículos como este3.

¿El artículo perfecto? Preocúpate del contenido

Con toda esta tendencia de maximizar visitas, compartidos y demás, se olvidan del contenido. Efectivamente, puedes aplicar psicología, sociología, titulares llamativos, imágenes y estrategias de social media para ganar visitas en tu artículo vacío y conseguir más éxito que alguien que simplemente se ha preocupado de escribir lo que consideraba mejor. Pero eso no conseguirá que deje de ser un artículo vacío.

Además, todas esas estadísticas son efímeras. El lector que llega a tu sitio sólo porque tu titular es llamativo y se encuentra con un contenido vacío no va a volver. No forma comunidad.

La relación es muy diferente con el lector que llega y se encuentra con un buen contenido, diseñado para transmitir una idea y no incrementar un contador. Quizás no se suscriba a tu sitio, pero sí que se quedará con la idea de que tú (o tu publicación) escribes cosas interesantes. Probablemente la próxima vez que vea tu nombre o web esté más predispuesto a volver a visitarte, o a compartir tu artículo, o incluso a suscribirse.

Por poner dos ejemplos conocidos: ¿qué prefieres ser? ¿Buzzfeed o The Verge? Si en algún momento Buzzfeed desaparece, perderemos poco. Alguien más hará los posts de N cosas que sólo entenderan X personas, la carne de compartido de Facebook. Si desaparece The Verge, perderemos una fuente de artículos muy interesantes.4

Al final, a largo plazo, lo que merece la pena es preocuparse por escribir bien. No puedes dejar de lado los complementos (titulares, imágenes, presentación) que hacen que los lectores tengan la mejor experiencia posible, pero no pueden dejar de ser eso: complementos. El foco es la idea del artículo, y todo lo que hagas debe orbitar en torno a transmitir esa idea lo mejor posible.


  1. De hecho, la conclusión final del post es “Escribe lo que necesites, ya que los buenos posts tienen éxito independientemente de la longitud”, con la que estoy completamente de acuerdo. Pero para eso no hacía falta ningún gráfico. 

  2. Vía @gallir, aunque no recuerdo en qué tweet. 

  3. Vía @javipas 

  4. The Verge es, de hecho, uno de los sitios que mejor ha encontrado un balance entre buen contenido y buena presentación. Si han conseguido ganarse en poco tiempo un puesto muy importante dentro del mundo de medios de tecnología es precisamente por no haber caído en artículos tipo “Diez Razones Por Las Que El iPhone Es Mejor Que Android”, que seguro habrían traído miles de visitas, compartidos y comentarios. 

Responder: